Rosa García es una de las 20.000 víctimas del síndrome del aceite tóxico de colza